domingo, 8 de marzo de 2015

San Martín de Unx-Uxue (Ujué). Navarra

(...) rostro de llamas, rostro devorado,
adolescente rostro perseguido
años fantasmas, días circulares
que dan al mismo patio, al mismo muro,
arde el instante y son un solo rostro
los sucesivos rostros de la llama,
todos los nombres son un solo nombre
todos los rostros son un solo rostro,
todos los siglos son un solo instante
y por todos los siglos de los siglos
cierra el paso al futuro un par de ojos (...)
Piedra de sol. Octavio Paz. Fragmento.








































Estas fotografías son de mi autoría y propiedad y están protegidas por derechos de autor. No pueden descargarse, compartirse o usarse sin solicitarme permiso previo y siempre citando su procedencia.

martes, 3 de marzo de 2015

Nosotros, los pájaros

25 únicos ejemplares firmados y numerados de "Nosotros, los pájaros", mi último poemario. Cada ejemplar irá acompañado por una pintura (pintada a mano directamente sobre el soporte efímero de una camiseta).
Recordad, es muy importante: son solamente 25 ejemplares. Son piezas únicas para coleccionistas, para amantes de las cosas pequeñas.
Aquí una gráfica donde podéis ver las pinturas numeradas y por tallas para facilitar su identificación y reserva.
Ah, a propósito de reservas: cada ejemplar cuesta 40 euros (libro+camiseta, claro) y se pueden reservar comunicándose conmigo por privado o a través de Gabriel Viñals.

Para ver las pinturas con más detalle visitad este enlace:
http://www.ejemplarunico.com/2015/03/nosotros-los-pajaros_97.html?m=1

domingo, 15 de febrero de 2015

Novedades


Queridos, de momento no puedo adelantar mucho más (y no por falta de ganas) pero me gustaría que supierais que el día 13 de marzo presento nuevo libro de poemas en Logroño. Será muy especial y estoy deseando poder contaros más detalles.

miércoles, 5 de marzo de 2014

jueves, 28 de febrero de 2013

Cera


Cuando la cabeza duele
hay en la sien
un nudo de tristeza agazapado,
una madeja de lágrimas fuera de sitio,
una canica de horas no soñadas.

Cuando la cabeza duele
se observa el mundo a media luz
con las gafas caídas y los ojos entreabiertos,
mirando bajito,
con miedo al martillazo.

Así hoy,
con dolor de cabeza,
veo al papa de Roma
huyendo hacia el cielo
(en helicóptero),
caer los salarios,
subir los impuestos,
crecer los sobres marrones
en los bolsillos de los trajes
y derretirse la corona
como la cera líquida,
como el Inocencio X
de Francis Bacon.

Pensándolo bien
puede que sea cera
eso que duele dentro en mi cabeza:
cera dura y compacta
pegada al hueso
entre el ojo y la sien.
Cera de cirio.
Cera de asco.
Cera de cubrir estiércol
para que sigamos comiendo
manzanas podridas.

La cera del engaño,
derretida,
y nosotros, comiendo,
a sabiendas,
carne muerta.

miércoles, 8 de agosto de 2012

De cigarras y de hormigas


Dicen los chinos, con gran acierto, que si quieres que algo se lleve a cabo será mejor que lo encargues a alguien ocupado.
En esas estamos. En ocuparnos y reocuparnos y en sacar adelante todo aquello en lo que creemos.
Hay tanto por hacer y tanto que aprender que quedarse parado sería poco menos que un crimen.
Sin embargo, esta naturaleza inquieta ha venido provocando en los últimos tiempos una marea de pataletas, de suspicacias y de envidias, en definitiva, disfrazadas de superioridad moral, que puedo llegar a entender pero que, de ninguna manera, voy a justificar.
Y no hablo de una persona en concreto, sino de tres o de cuatro o de seis incluso. Muchos podéis daros por aludidos al leer esto.
No sé qué os ha pasado este año pero os ha dado por salir del armario y sentaros muy formalitos a verme pasar.
Es halagador. Sinceramente, me abrumáis. A veces me da cierto pudor e incluso miedo sentir vuestro aliento en mi nuca observando mientras creeis no ser vistos.
Supongo que lo que realmente estáis esperando es que tropiece cuanto antes para empezar a reir.
El asunto es que nunca he tenido ningún problema en tropezar.
Lo bueno de vivir a poca distancia del suelo es que, cuando uno cae, tarda poco en levantarse.
Así que nada, muchachas y muchachos, que os dedico estas letras básicamente para contaros que sigo a lo mío a pesar de vuestras zancadillas y que tal vez algún día aprendáis que los éxitos de los demás no implican el fracaso propio.
Y además, ¿qué éxitos?
Como escribió Dolores O'Riordan people everywhere think I something better than I am.
Vamos, que me miráis con buenos ojos y que pensáis que soy mejor de lo que soy y que, cuando os sorprendéis en esa tesitura, por lo visto os escuece.
Así que, lo dicho, mientras los ocupados seamos quienes sigamos creando sueños y nos empeñemos en sacarlos adelante los ociosos seguirán culpándonos de sus fracasos y de sus miserias rellenando con odio un tiempo precioso que podrían emplear para mejorar su vida y, así de paso, dejarnos en paz.
El video del inicio es de Mercedes Sosa cantando Como la cigarra. Una maravillosa canción de Maria Elena Walsh que le va a este post que ni pintada.

jueves, 26 de julio de 2012

Presentación de Strigoi. 25 poemas vampíricos. Un homenaje a Bram Stoker



Nací a mediados de los setenta, por lo que la mayor parte de los programas de mi primera infancia fueron regulados por la censura de los rombos y por el dedo índice de mi madre indicando que había que irse a la cama.
Los rombos no sólo estigmatizaban películas con contenido de tipo erótico sino también otras mucho más interesantes y atractivas para los ojos de una niña fantasiosa: las de terror
Pero hubo un programa emitido en 1984 que consiguió burlar a la temible censura rombística: Mazapán
Bajo el ingenuo celofán infantil con el que Teresa Rabal y Torrebruno envolvían la programación de la época se escondía un espacio para las mañanas de aquellas navidades que intercalaba actuaciones musicales con películas y dibujos animados.
La mentalidad del momento (pongo en duda que la actual haya cambiado tanto) confiaba plenamente en que el contenido de los dibujos animados, sólo por el hecho de serlo, ya era adecuado para el público infantil. Y entre los tigres y los leones de Torrebruno y el veo-veo de Teresa Rabal se les coló un largo animado japonés basado en los cómics de Marvel “La tumba de Drácula” que contemplé con la fascinación y el terror de mis tiernos ojos de niña de ocho años.
Ese fue mi primer vampiro, el que me infectó y el que me llevó a desobedecer a mi madre y a fingir estar en la cama mientras espiaba por la rendija de la puerta paralizada y con absoluta fascinación a los vampiros de El misterio de Salem’s Lot flotando al otro lado de la pantalla.
Luego vinieron las películas de Christopher Lee, el Nosferatu de Murnau, el baile de los vampiros de Polanski o el vampiro que sorbía el texto de los libros en El planeta imaginario.
Pero llegó el momento de poner orden al caos, de buscar la fuente, de localizar el origen del vampiro primigenio, al padre de todos los no muertos, al hijo del dragón: a Drácula
Así cayó en mis manos por primera vez una edición de Anaya de la colección Tus libros destinada al público adolescente que me mostró al personaje en todo su esplendor a través de una novela-collage formada por grabaciones de fonógrafo, por telegramas, por recortes de periódico y por diarios personales.
Y de ahí al cine nuevamente: El Ansia con David Bowie, Bram Stoker’s Dracula de F.F. Coppola, Déjame entrar de Tomas Alfredson, y un larguísimo etc.
Como explico en el prólogo de Strigoi, 25 poemas vampíricos, el 20 de abril de 1912, a la edad de 64 años, Bram Stoker murió a consecuencia de la sífilis en el cuarto de una pensión londinense.
Hay quien cuenta que la muerte le llegó mientras señalaba aterrorizado una pared gritando strigoi, strigoi, una palabra rumana que hace referencia a las almas en pena que salen de sus tumbas para atemorizar a los vivos.
Puede que otros lo hicieran antes que él, puede que otros lo hayan hecho después, pero lo que es cierto es que Stoker fue quien propinó el primer mordisco que contagió de vampirismo a nuestra memoria colectiva.
Esta antología no es sino una reunión de poetas dispuestos a reavivar el mito del vampiro con la excusa del 100º aniversario de Stoker.
Estos versos pretenden desclavar la estaca del corazón al vampiro que descansa en nuestra imaginación. Ése que recordamos más vivamente gracias a los libros, al cine, a la pintura o, desgraciadamente, a las noticias.
Este libro se presenta fragmentado, individual y coral a un tiempo, como el propio Drácula de Stoker: plagado de cartas, recortes de periódicos y diarios personales que fueron capaces de construir uno de los personajes más míticos de la historia de la Literatura.
Un siglo después, Ediciones de 4 de agosto homenajea y recuerda a Stoker a través de las magníficas aportaciones de los autores que aparecen a continuación.
Una antología vampírica que surgió con nocturnidad y con respeto hacia el padre de un vampiro cuya sombra se prolonga y propaga en el tiempo.
Déjense, por tanto, contagiar por estos poetas noctámbulos, mitómanos, cinéfilos, sangrantes, observadores de la vida y de la no-muerte, arraigados a la tierra y al asfalto e inmunes al ajo y a las cruces.

2012 (año del Dragón)

Strigoi. 25 poemas vampíricos. Un homenaje a Bram Stoker. Ediciones del 4 de agosto, 2012.
Selección y nota: Sonia San Román.
Poetas participantes: Antonio Alfaro, Adriana Bañares, Luis Bagué Quílez, Mar Benegas, Carlos Cabezón, Enrique Cabezón (Kb), Agustín Calvo Galán, Carmen Camacho, Sofía Castañón, Luis Alberto de Cuenca, Joaquín Juan Penalva, Txus García, Octavio Gómez Milián, Nerea Ferrez, Raquel Lanseros, Iván Mariscal, Maria José Marrodán, Iván Mendoza, Vicente Muñoz Álvarez, Ana Pérez Cañamares, Adrián Pérez Castillo, José Luis Pérez Pastor, Joaquín Piqueras, Lucas Rodríguez, Almudena Vidorreta.
Ilustración interior: Aitor Lafuente Benejam

lunes, 19 de diciembre de 2011

Fragmentos del discurso de Elie Wiesel "Los peligros de la indiferencia"

¿Qué es indiferencia? Etimológicamente, la palabra significa “no hay diferencia.” Un estado extraño e innatural en el cual, las líneas entre la luz y la oscuridad, el anochecer y el amanecer, el crimen y el castigo, la crueldad y la compasión, el bien y el mal, se funden.

¿Cuáles son sus cursos y sus inescapables consecuencias? ¿Es una filosofía? ¿Es concebible una filosofía de la indiferencia? ¿Puede uno ver la indiferencia como virtud? ¿Es necesario, de vez en cuando, practicarla, simplemente para conservar nuestra sanidad, vivir normalmente, disfrutar una buena comida y un vaso de vino, mientras el mundo alrededor nuestro experimenta una terrible experiencia.

Por supuesto, la indiferencia puede ser tentadora, más que eso, seductiva. Es mucho más fácil alejarse de las víctimas. Es tan fácil evitar interrupciones tan rudas en nuestro trabajo, nuestros sueños, nuestras esperanzas. Es, después de todo, torpe, problemático, estar envuelto en los dolores y las desesperanzas de otra persona.

[...]

En cierta forma, ser indiferente a ese sufrimiento es lo que hace al ser humano en inhumano. Indiferencia, después de todo, es más peligroso que la ira o el odio. La ira puede ser a veces creativa. Uno escribe un gran poema, una gran sinfonía pero alguien hace algo especial por el bien de la humanidad porque uno está molesto con la injusticia de la que uno es testigo. Aún el odio a veces puede obtener una respuesta. Tú lo luchas, lo denuncias, lo desarmas. Indiferencia no obtiene respuesta. Indiferencia no es una respuesta.

La indiferencia no es el comienzo; es el final. Y por lo tanto, indiferencia es siempre el amigo del enemigo porque se beneficia del agresor, nunca de su víctima, cuyo dolor es magnificado cuando él o ella se sienten olvidados. El prisionero político en su celda, los niños hambrientos, los refugiados sin hogar, se sienten abandonados, no por la respuesta a su súplica, no por el alivio de su soledad sino por que no ofrecerles una chispa de esperanza es como exiliarlos de la memoria humana. Y al negarles su humanidad traicionamos nuestra propia humanidad.

Indiferencia, entonces, no es sólo un pecado, es un castigo. Y es una de las más importantes lecciones de la amplia gama de experimentos del bien y el mal del siglo pasado.

[...]

Lo contrario del amor no es odio, es la indiferencia. Lo contrario de la belleza no es la fealdad, es la indiferencia. Lo contrario de la fe no es herejía, es la indiferencia. Y lo contrario de la vida no es la muerte, sino la indiferencia entre la vida y la muerte.

Foto extraída de aquí

domingo, 11 de diciembre de 2011

Felicidad ajena

Decía Bertrand Russell que es menester aprender a convivir con la felicidad del prójimo.
Yo me conformaría con que algunos, simplemente, aprendieran a convivir.

Pintura Envidia de la serie Pecados Capitales de Ignacio Lloret

lunes, 5 de diciembre de 2011

Dime de qué presumes...



Presumir de bondad
es como exhibir canalillo
con un sujetador con relleno.

Al final, todo termina cayendo por su propio peso.


Foto extraída de aquí

lunes, 7 de noviembre de 2011

Sala de espera



El trajín del hospital es como el traqueteo de un tren que se acerca por el andén contrario.
Todo me es ajeno mientras me sumerjo en mi burbuja amniótica y somnolienta que se sujeta un algodón manchado de sangre y de glucosa.
Y los ojos.
Es difícil saber en qué lugar está el límite en el que uno se deja poseer por la tristeza. Cruzado el umbral, la mirada y los rasgos se hunden conectándose con un cráneo demasiado evidente.
La muerte debajo de la angustia. El hueso debajo de la vida.
La espera obligatoria tensa los músculos.
Las enfermeras sonríen como ángeles que aún no han caído.
El aire huele a comida indefinida, industrial. Por mi estómago oprimido se desliza un almíbar naranja.
El niño está quieto.
Parece flotar de puntillas entre el vibrar de fondo.
Estamos solos.

viernes, 30 de septiembre de 2011

Un fragmento de Mijaíl Iurevitch Lérmontov



"Es posible que mañana muera, y en la tierra
no quedará nadie que me haya comprendido por completo.
Unos me considerarán peor y otros mejor de lo que soy.
Algunos dirán que era una buena persona;
otros, que era un canalla. Pero las dos opiniones
serán igualmente equivocadas".

-Extraído de su novela Un héroe de nuestro tiempo. Sirve también como cita introductoria de la novela Abaddón el exterminador, de Ernesto Sábato.


-Pintura Un grupo de artistas de Ernst Ludwig Kirchner
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...