miércoles, 9 de mayo de 2007

Un año después


Este era mi abuelo Boni.
Me ha dejado como herencia el remolino rebelde de la frente, el gesto grave con los labios afuera, un montón de cuentos y juegos antiguos, las raíces hincadas en la sierra del Camero Viejo, el placer de la cabezadita en el sofá, el gusto por la buena mesa, la curiosidad por los mapas, el amor a los míos y un año de ausencia irreparable.In memoriam

6 comentarios:

lunallena dijo...

¡Veeeeeenga, ya me espero a que pongan algo Justo y David para no ser siempre el primeeeero!

;¬)

Toño

Justo dijo...

Ya estoy aquí!!

Sonia, muy orgullosa te debes de sentir de la herencia que te dejó..

Un besazo guapa

Abrazos Toño & David

Justo

Anónimo dijo...

Yo como siempre el tercero,pero ya me esta bien.

El poetico dependiente.

David Grau

lunallena dijo...

Yo también echo de menos a mi abuelo Cesáreo, un viejo maestro de escuela que me enseñó que lo más importante era ser buena persona. Besos.

Toño

Justo y Deivid: ;¬)

Pedro Ojeda Escudero dijo...

De puntillas he llegado a tu blog, en un camino de bandazos entre otros. Veo tu foto y veo la de tu abuelo. Veo que también te dejó la forma de sonreír con los ojos. Muy emotiva tu entrada.

clis dijo...

soni, es precioso, ese remolino, esos cuentos, y esos juegos, no se olvidaran nunca, siempre viviran con nosotros.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...