lunes, 4 de junio de 2007

¿De qué me quejo?

¿De qué me quejo
si estoy aquí metida
porque quiero estar dentro?
Porque quiero que la marea
del mundo en que morimos
me arrastre con vosotros,
compañeros de fatigas,
hermanos de sangre con colesterol.
Quiero encontraros cada tarde
empujando el carro de Eroski,
con los niños dentro
saltando y rompiendo
el cartón de huevos,
mientras habláis por el móvil
con vuestra cuñada
para organizar el cumpleaños
del abuelo.
No me siento sola
entre vuestro ruido.
Vuestro barullo
me acompaña a cada rato,
vuestros problemas,
vuestros sinsabores,
vuestras deudas con el banco,
vuestras desdichas
quizás porque son las mías
y os observo y sonrío
y compro la misma camiseta
que vosotras, a 2,90,-€, en Zara
y me tomo la misma caña
con patatas fritas que vosotros
y, a veces, hasta nos ponemos
la zancadilla
y nos odiamos como lobos.
Pero, ¡qué sé yo!
Os necesito, manada,
aunque la marea nos lleve,
como a las ballenas,
directos al suicidio colectivo.

6 comentarios:

guevofrito dijo...

a las 10.11 pm dices que vas a escribir un poema. a las 22.22 del mismo dia publicas aqui unos versos que por la tematica y por el dia que llevabas bien podia ser el poema que has escrito hace un rato. de ser asi, como haces para escribir un poema en 11minutos? "va a subir la marea y se lo va a llevar todo"(incluido el colesterol)

Anónimo dijo...

Sonia,me quito el sombrero ante tanto arte.

Fantastico.PLAS+PLAS+PLAS=PLAS.

Un PETONET.

David Grau

Justo dijo...

Aunque lo odiemos, formamos parte de 'eso', pero hay que intentar contrarrestarlo con otras cosas que nos hagan sentirnos muy lejos de todo aquello, y respirar aire fresco..

Besos

Justo

Myriam ZGZ dijo...

Llevo mucho tiempo leyéndote y te juro que admirando cada frase que escribes, pero nunca te había dejado un mensaje todavía.
Hoy sin embargo, has plasmado tan bien esos momentos de "déjame estar", que no puedo salir de tu blog sin escribirte.
Todos pasamos momentos o etapas en los que sin saber muy bien porqué, nos invade una tristeza tontona que no nos deja apreciar nada de lo que nos rodea y, como bien dices, nos vemos inmersos en un mundo de luchas absurdas, de valores triviales...,y lloraríamos de impotencia y de rabia al darnos cuenta que formamos parte de ese todo y de que no somos tan especiales como nos creíamos.
Pero piensa que es entonces cuando hay que sonreir, porque llorar estando triste es demasiado fácil.
Un beso enorme!

labegue dijo...

Suscribo todo lo que dice justo

acrobatas dijo...

Precioso...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...