miércoles, 17 de octubre de 2007

Es increíble lo difícil que a algunos les resulta ser naturales.

Por eso, cada vez valoro más el sentido del humor en las personas (en las zarigüeyas ya no lo valoro tanto, fíjate tú).

Lo gracioso es que mucha gente confunde el sentido del humor con echarse unas risas, pero los detectas en cuanto les haces un juego de palabras ingenioso y se te quedan mirando como las vacas al tren, porque no lo pillan ni después de estar trescientos años empollándose todos los videos de nochevieja de Martes y Trece y, por no reconocerlo, porque les has herido en su orgullo más profundo, te saltan algo como:

-Chica, te da por decir unas cosas. Estás más colgadaaaa...Desde que vas con esa gente...Uff!


Luego están los que se ríen de todo.
Joder, me ponen de los nervios!
Esa risilla de hiena sonando como un martillo:

-Buenos días
-Bueeenaaas, jiji jiji jiji jiji jiji.
-Me pone cuarto y mitad de jamón de york, por favor.
-Sí, jijijijijijiji.
-Se le ha caído una loncha al suelo y me la está envolviendo con el resto.
-Ay, sí, jijiijiji, qué despiste!
-Pues me voy a cagar en su p... m....
-Fíjese qué bien, jijijijijiji...

En fin. La historia termina con una charcutera decapitada por la máquina de cortar salami.
Los "risitas" son tan dolorosos como los que no se ríen nunca, francamente.
Aunque los pobres lo hacen por agradar, no encuentro nada más desagradable...Bueno, sí, las uñas contra la pizarra, pero quitando eso, los "risitas".


El sentido del humor, como la maldad, implica inteligencia. Palabro difícil, donde los haya, que suele confundirse con cultura y no! Porque hay mil y un cerebritos con el craneo lleno de datos que no pillan ni un chiste de Jaimito.

Aunque parezca un topicazo, para tener sentido del humor hay que echarle narices y ser capaz de reírse del reflejo de uno mismo en el espejo.

Desternillarnos del patetismo propio y bajar al suelo con todo el cuerpo para rodar de risa por él porque somos, sin excepción, ridículamente divertidos.

Todos.

Hasta tú.

6 comentarios:

kasi_siempre dijo...

Rompamos una lanza por ese sentido del humor irónico, ácido, de media sonrisa, de juego de palabras, de intencionalidad, de provocación, y hagamos juegos florales, esgrima dialéctica, encaje de bolillos... pero sobre todo... mirémonos por dentro y cuando veamos lo que hay, ¡¡descojonémonos de la risa!!!
Un beso fuerte, Sonia, figura!!

MYRIAM APÚNTATE dijo...

Buenísimo nena!! Jajaja
Buenísimo en serio. Un besazo!

Justo dijo...

Totalmente de acuerdo Soni!

Un besico

Anónimo dijo...

Me he encantado lo que has escrito,como dice mi compa�ero justo deacuerdo con lo que has redactado.

Un petonet con mucho cari�o.

David Grau

acróbatas dijo...

Muy buena reflexión, buenísima! Yo no soporto nada nada nada las risitas de hiena que te martillean los tímpanos...
ayss

besito.

Labegue dijo...

A mí me gustaría tener a veces más sentido del humor. Siempre he pensado que me falta un pelín. Quizás será porque tengo en casa a un personaje que se ríe de todo, cuando está de buen humor claro, jejeje.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...