domingo, 7 de octubre de 2007

Un clavo en la sien, algunos vasos sucios, olor a tabaco y restos de comida en la cocina.
Tres camas deshechas, huellas de amigos, huellas propias que poner en orden.
Lavadora, aroma a suavizante, a detergente en polvo, a agua fresca.
Sábanas tendidas al sol del otoño, pasos silenciosos y manta en el sofá.
Tarde de domingo.
Canciones desafinadas, risas, besos en pijama, jamón serrano y Coca Cola Zero.
Alguna película llena de píxeles y sonido enlatado.
Llamadas de teléfono cargadas de alegría.
Estas son mis pilas.
Las que recargarán esta semana repleta de esperanza.

6 comentarios:

Labegue dijo...

A tope con esas pilas. Que sean alcalinas que el sábado nos vemos.

kb dijo...

Iepa.
Espero que sigamos a tan buen ritmo esas ganas de cargar las pilas juntos.
Abrazos!!

kasi_siempre dijo...

No está mal, no está mal... Que empieces, sigas y termines bien la semana. Al menos no podrás echarle la culpa a la tarde del domingo y decir que no fue de lo más relajada.
Un besote, Sonia. :D

Detective en apuros dijo...

La semana empieza
cargando las pilas.
Tarde de domingo.

acróbatas dijo...

Y, como siempre, nadie podría explicarlo mejor. Me encanta todo lo que escribes, bonita, me estoy enganchando a tus letras, mucho.

Un besito.

Ana Muñoz dijo...

Ja, me hace gracia porque acabo de meter las sábanas a la lavadora, suavizante y detergente para que echarse a dormir sea un gustazo. más un fin de semana de fiestas y locura maña.

Besitos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...