martes, 6 de noviembre de 2007

El mar en invierno me serena un corazón siempre en campaña.
Con Asturias al cuadrado, con Llanes al cubo y contigo, yo, sumada, dividida, quebrada, multiplicada, restada por el tiempo que no nos queda, por las carreteras que no recorreremos y por los páramos que no tendremos enfrente.
Dejándome atrapar por el cansancio del que intentamos huir. Al fin y al cabo soy débil y siempre caigo en la tentación de ser cada día un poco menos dichosa aunque un poco más serena.

Me gusta el mar en invierno porque es fiero y hermoso, porque ahuyenta las toallas y las hamacas y porque trae a los niños, a las parejas solitarias y a los viejos con sus bastones a los bancos soleados llenos de arena fina.
Me gusta que me despeine su viento gris oscuro y quedar a su merced porque, quien manda en el mar son las mareas y no nuestros corazones de guerrilla.

9 comentarios:

Justo dijo...

Haces que sienta ese mar, ese viento... me alegro que lo pasárais fenomenal.

Un beso para los dos

Justo

kasi_siempre dijo...

¡¡Qué bonito lo dices todo!! A mi también me gusta el mar en invierno por todos esos motivos que alegas ahí, sobre todo por lo de la profanación sombrillera y toallil...Es inevitable, pero yo creo que la playa en agosto se siente violada en lo más íntimo, bufff...
Besillo, Sonia, me alegro de tu "buenpuen"

kb dijo...

qué envidia!

lunallena dijo...

Y tú a mí me gustas en invierno, y en verano, y en primavera y en otoño. Besicos, guapa. Recuerdos a Héctor.

Toño

Labegue dijo...

Y a mí, y a mí. Y además me encanta Asturias.

Anónimo dijo...

Que bonito Soni.

Besos.

David Grau

Labegue dijo...

Gracias Soni, por la canción dedicada. Genial Joan Manuel.
Te voy a contar una cosa pero no se lo digas a nadie (el que quiera saberlo que lo lea). No escuchaba Querida Milagros desde hacía años, y el día que me examiné del carnet de conducir el año pasado (sí, sí, con 32 añazos), cuando iba al exámen me acordé. No la escuché, pero me la canté enterita por si acaso. Y aprobé. Todo a la primera. Si es que las meigas, haberlas, haylas.
Besos

acróbatas dijo...

Ufff, os echaba tanto de menos... Leeros es un cúmulo de sensaciones diarios...

El mar en invierno es increíble...

Un besito muy grande.

Llinares dijo...

La verdad ye que la playa tá guapa en invierno, que como llamamos aqui a San Lorenzo(Gijón) en verano ye un "Pulgeru" (antes porque habia pulgas, de verdad, y ahora del numero de gente).

Aunque la escena que describes me recuerda a más de un paseo te falto nombrar a los perros, que está prohibido sus paseos veraniegos (a partir del 31 de mayo) y yo todavía me indigno cada vez que lo recuerdo. Tienen ellos menos derecho a cagarse, que nosotros a tirar una colilla.

Un saludo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...