viernes, 16 de noviembre de 2007

Esta mañana, en mitad del atasco, escuchaba cómo preguntaban en la radio cuál era la mejor forma de castigar a un niño sin parecer que nos estamos vengando de él, de tal manera que, cuando éste creciera, recordara la moraleja extraída con una sonrisa. Sin traumas.
Me pregunto cuántos de nosotros han recibido sólo educación y cero traumas. ¿Cuántos? Sin engaños. Sinceramente.
Es facilísimo decir lo felices que fuimos de niños tan sólo viendo las fotos de los cumpleaños con los amiguitos, las sonrisas desdentadas y los calcetines caídos.
Es cómodo idealizar épocas y personas porque nos hace más fácil seguir hacia adelante.
Pero hay dolores que se enquistan en el olvido y que crecen en el cuerpo. Cicatrices que debemos señalar con el dedo índice, o ponerles un letrero luminoso donde diga: mira, aquí te dolió. Crece. Cuidado, aquí no te supieron querer: Ámate. Observa, aquí no te dejaron andar: Avanza.
Una vez leí: No menosprecies el llanto de un niño. Todos los dolores son iguales.
Algunos caminamos con el disfraz de adultos con nuestro niño eterno escondido en el pecho llorando a moco tendido.
Quizás el camino para llegar a ser un adulto pleno, equilibrado y sin traumas sea que cada cual sea valiente, se mire dentro, coja a su niño en brazos y lo proteja.

6 comentarios:

guevofrito dijo...

la voz de alanis me mola mucho. pero yo prefiero esta http://es.youtube.com/watch?v=GnQbtwoeNLs&feature=related
la palabra "joder" en la voz de serrat suena diferente, que no?

acróbatas dijo...

Pues tienes razón, toda la razón. La verdad es que cuando imagino mi infancia la imagino muy azul, pero si voy un poco más allá, veo esas cicatrices (no demasiadas, no demasiado dolorosas), las que me marcaron para siempre.

Yo soy de poco olvidar, la verdad.

Un besito.

LLinares dijo...

Uhm, pues yo no recuerdo las fiestas de cumpleaños con una sonrisa, muchas de ellas no me gustaron (más o menos como las nocheviejas de adulto... no todas son tan buenas como te esperas), y en cambio si recuerdo algun que otro "ñalgazo" y alguno con sonrisa.

Anónimo dijo...

Estoy contigo Sonia.

Besos.

David Grau

MYRIAM APÚNTATE dijo...

Perfecta relexión Sonia. Perfecta.
Un besazo enorme!

Labegue dijo...

Bueno, bueno. ¿Cómo educar a un hijo sin crearle traumas? Buff. No sé. La verdad es que si me lo preguntas hace 3 noches... Estuve desde las 3 y media de la madrugada hasta las 5, viendo como mi niñito venía cada 10 minutos a la cama, mamaaaaaaaa, quiero agua, mamaaaa, tengo miedo, mamaaaaa. 1 hora y media, sin dormir, bueno no, peor, durmiendo 5 minutos y soportando que te despertaran. Otros 5 minutos...Desesperante, rabia y impotencia.

-Déjame en paz. Vete a la mierda!! Lo que se puede decir...

¿Traumas? Sí, seguro que les crearé. Sí les haré daño, como ellos me lo hacen a mí.

Créeme, las madres hacemos lo que podemos, sobre todo si tienes dos niños muy pequeños. Estoy escribiendo esto con la niña colgada del brazo tirando de mi, y eso que me acabo de sentar porque llevo toda la tarde haciendo un colage con ellos. Justo puede corroborarlo, he hablado con él mientras les pasaba el pegamento.
No sé, no sé. Nada es negro y nada es blanco. Todo depende de las circunstancias y de los sentimientos. Paciencia, paciencia, paciencia.
A veces se agota.

Besos Soni.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...