domingo, 29 de julio de 2007

Zombie

Este fin de semana he probado el vodka negro y la carnita.

No he comido ni cenado en casa ningún día.

He visto la peli de Los Simpsons sin asesinar a los adolescentes de las butacas de atrás que se reían como hienas mientras hacían ruido con las chucherías.

El Stars de los Cranberries ha vuelto a mi coche y, si Héctor no lo impide, volverá a sonar otros tres años seguidos.

Es tiempo de pensar en hacer maletas, bajar las persianas y cerrar puertas.

Todo huele a verano.

jueves, 26 de julio de 2007

Cuernos, cuernos, cuernos...Siempre tan modernos.

Pese a lo que pueda parecer el día a día en el trabajo, las conversaciones de oficina son, a veces, de lo más jugosas.

Esta mañana en pleno debate cotilla entre compañeros hablábamos de infidelidades conyugales y de si contar o no al cornudo que su pareja le es infiel.

Había opiniones para todos los gustos.

La mía, como buena rebotada harta de ir salvando vidas y de volver a casa con dos tortas era, como diría Pérez-Reverte, la de que cada perro se lama su pija.

Otro compañero decía que no, que él iría inmediatamente al amigo a contarle la traición para que dejara de estar engañado.

¿Qué hacer? No es fácil, la verdad.

En dos ocasiones he intentado quitar la venda al engañado (engañada más concretamente) y me he llevado tal guantazo emocional por entrometida que me dije: una y no más, San Román.

Todo esto ha venido por una historieta con todos los ingredientes de leyenda urbana, pero que a una le gusta creerse, por lo morbosa, por lo canalla y por lo vengadora.

Os cuento, cotillas míos:

Resulta que me han dicho, que en una iglesia importante de aquí de mi tierra, una pareja la mar de mona y de arreglada se disponía a casarse Dios, cura e invitados mediante.

Estaba el sacerdote diciendo las palabrejas mágicas, de si tú, fulanita, prometes serle fiel, patatín y patatán, y la novia contestó, como está mandado, que sí.

Llega el turno del novio y le sueltan el mismo discursito. Y el muchacho responde con un rotundo no.

Imaginen las caras de pasmo de los allí congregados. Por lo visto, el cura, estupefacto, le preguntó al muchacho la razón de tamaña respuesta, y el tío le salta: porque mi novia lleva no sé cuánto tiempo poniéndome los cuernos con ése (señalando a un señor cerca de ellos) que es su jefe.

Me han contado que hubo algún desmayo.

Después de aquello el novio se llevó al convite a sus invitados para celebrarlo.

Y colorín colorado...

Si todos fueran como él...! ¿Pero cuántos y cuántas prefieren seguir con la venda?

Por si acaso, no seré yo quien vuelva a quitar ninguna.

viernes, 20 de julio de 2007

El jueves

“Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social” (Artículo 14 de la Constitución Española).



Juan del Olmo, juez de la Audiencia Nacional, ha retirado hoy de los quioscos el último número de la revista El Jueves por aparecer en ella un dibujo que satirizaba al príncipe Felipe y a su mujer en una postura sexual bastante explícita por lo que parece.


Por lo visto la viñeta hacía referencia a las últimas ayudas de 2.500 € a la maternidad que dará el Gobierno.


En la revista el príncipe le decía a la princesa algo así como:


"¿Te das cuenta si te quedas preñada?


Esto va a ser lo más parecido a trabajar que he hecho en mi vida".

martes, 17 de julio de 2007

Chanante!!!!

Eso es lo que nos ha pasado esta tarde.

Chanante.


Si hay una palabra que pueda definirlo es ésa.


¿¿¿¿¿¿¿Qué coño estaba haciendo Ernesto Sevilla en mi pueblo?????????


Luego habrá quien va a Madrid a ver famosos.

Siesque....

lunes, 16 de julio de 2007

jueves, 12 de julio de 2007

...Tiene un tesoro

El verano llega tímido.
Julio avanza con chaqueta en las terrazas de la tarde.
Algunos antiguos amigos a los que deseo volver a ver con los que me alimentaré de recuerdos, de comida china y de algo de sangría.
Primero no sabremos de qué hablar.
Casi dolerá mirarse a los ojos por miedo a descubrir los arañazos que ocultamos cuando decimos que todo nos va perfecto.
Después de un rato y de un par de vasos, alguna mano se posará en un hombro, o en un brazo para compartir las carcajadas, y los gestos se volverán más graves preparando el terreno para las confidencias.
Hablaremos de los viejos tiempos, de las decisiones que tomamos entonces, de los caminos equivocados y de los buenos.
De lo que nos ha traído hasta aquí.
Y, aunque tarde, siempre hay un hueco en la agenda donde ellos caben sin excusas,
un sitio en su sofá para ti con la cerveza que aún saben que te gusta,
una mirada cómplice, de cómo pasa el tiempo, de deberíamos vernos más, de qué mayores nos estamos haciendo.
Una despedida con un hay que repetirlo, con un somos un desastre, que no vuelvan a pasar seis meses.
Y todos sabemos que pasarán sin evitarlo y que no nos veremos en mucho tiempo y que cada uno seguirá con lo suyo, con sus días buenos, con sus días sosos y con los días de lloros sin que nadie nos vea.
Pero no importa.
Siempre habrá una excusa que volverá a juntarnos.
Siempre habrá un chino en el barrio con sangría barata y verduras refritas que ayudará a que vuelvan la nostalgia, los recuerdos, las carcajadas y el hombro donde apoyar una vida que va pesando.
Siempre nos quedan los amigos.

domingo, 8 de julio de 2007

No hay vuelta atrás

Decisiones que uno sabe
que tiene que tomar.
¿Por qué siempre espero
a que la gota colme el vaso?
Lloro porque me apoyan todos.
Lloraría si no me apoyaran.
Lloro porque si,
a pesar de su apoyo, me equivoco
será un problema.
Apelo a mi derecho a equivocarme.
Bebo cerveza y lloro y lloro y lloro y lloro...
¿Debería estar contenta?
Estoy perdida. No tengo brújula.
Estaré contenta.
Fin de un ciclo.
Luna menguante.
Sólo sé que toca embalar trastos
y que él,
siempre,
quiere venir conmigo.

sábado, 7 de julio de 2007

TURQUÍA

Desde que instalé el botoncito de Geovisitors me gusta ver el mapa para ver desde qué puntos del planeta venís a visitarme.


La verdad es que me llevo gratas sorpresas la mayor parte de los días, pero una que me agrada muchísimo es la de alguien que me lee desde Turquía.


Para ese lector anónimo colgaré aquí un poema que hice después de visitar Estambul.


¿¿Que no habéis estado?? ¿Y a qué estáis esperando?


Por cierto, es el último poema de viajes que cuelgo aquí que si no, cuando saque mi próximo libro, no lo vais a querer comprar. Jejejejeje!


Besos!

Ah! El dibujo es mío, sed buenos...






Humo
entre las caras,
humo
entre las mesas,
humo
entre los cojines
con espejos.

Humo entre los jugadores
de backgammon,
humo
entre los vasos de té.

Humo
entre nuestros pies descalzos,
humo
de incienso en la Mezquita Azul.

Humo
entre las sardinas del puerto.
Humo
entre los cilindros de kebab.

Humo a borbotones
del carbón que humea
en la narguile.

Humo entre mis dedos.
Humo en mi nariz.
Humo de manzana.

Una luna color humo
asoma por el Bósforo.

jueves, 5 de julio de 2007

Pobreza Cero

Mañana, a las ocho de la tarde, partirá de la Glorieta del Doctor Zubía de Logroño una manifestación de la Alianza española contra la pobreza que terminará en el Paseo del Espolón.

He tenido el enorme placer de ser invitada para hacer la lectura final y quiero compartirla con vosotros.





http://www.pobrezacero.org/





A veces, mirando el mundo, uno se ve reflejado en un tremendo espejo de ojos gemelos que podrían ser los suyos.
A veces, andando el mundo, uno descubre lo casual de su vida, lo azaroso y lo leve.
Estar aquí o estar allí es sólo fruto de la fortuna o de la química.
Uno nunca dejaría el salón de su casa impoluto mientras ve como arde la cocina.
Sin embargo, a veces, miramos las llamas de las cocinas del mundo con un pasmo hipnótico mientras dormitamos en nuestros salones impolutos.
Esto es lo que yo encontré dando un breve paseo.
Aún hay cocinas que siguen ardiendo.

República Dominicana
El 28 de diciembre
Miguelito Poco Precio
ofrecía medio coco recién cortado
a la gorda trenzadora negra
de manos ásperas y agotadas
por el pelo fino y bien cortado
de las blancas.
Sus hijos se rebozaban en el barro
de la playa de El Cortecito, R.D.,
mientras un pescador cojo
los observaba con media sonrisa
a las nueve de la noche,
cuando cerraban el puesto
abigarrado de cuadros taínos
y de anillos de coral.
Los extranjeros celebraban a lo lejos
su exótica Navidad caribeña
mientras yo sentía envidia de Miguel,
de la gorda, del marinero cojo
y del viejo guardián de la playa
con el que mi hermana y yo
fumábamos un Nacional
que se consumía entre los dedos
como el sol sobre el horizonte.
No una envidia pretenciosa y fácil
de la que queda bien hablar en el regreso.
Ni una envidia del que volverá
a su sillón, a su cine
y a sus horarios anodinos y estúpidos.
No es la envidia del iluso
que ve en el pobre un ermitaño,
sino la envidia del lamento
del que tiene y compra y sigue deseando,
y se rodea y se envuelve
de más y más mierdas de diseño
que nos esconden del barro,
del medio coco, de la sonrisa,
del cigarro de la tarde,
de nuestros amigos, del sol
y de nosotros mismos.

Bruselas
En el Barrio de Saint-Gilles
de Bruselas
las carnicerías tienen jamones
de Jabugo
y banderas rojigualdas
teñidas de nostalgia.

Los locutorios
anuncian llamadas
a Lisboa y a Madrid
por un módico precio
en tarifa nocturna.

En el mercado de los domingos
huele a aceitunas con cebolla
y a vinagreta
y el español se mezcla
con el italiano,
el portugués
y el árabe
como un sabroso
salteado de palabras
picante y melancólico.

En la calle Padre Marín
de Logroño
las carnicerías tienen
cilindros de carne
de cordero
y banderas rojas
con lunas partidas.

Los locutorios
anuncian llamadas
a Islamabad o a Bogotá
por un módico precio
al caer la tarde.

Los domingos
los Pakistaníes
juegan al críquet
en el patio del colegio,
los negros se reúnen
en la plaza de San José
a tomar el sol bajo los árboles
y los hispanos,
en el parque cercano
al cementerio municipal
como un especiado y exótico
majar de nómadas
que busca,
cada día,
su lugar
en el mundo.


Chiapas

Puede que devasten nuestros campos
y nos dejen sin cosecha.
Puede que quemen nuestras casas
y nos quedemos sin cobijo.
Puede que nos roben nuestros dioses
y nos impongan los suyos.
Puede que nos expolien la tierra,
¡como si la tierra fuera de alguien!
Puede que nos prohíban hablar,
creyendo que en silencio no pensamos.
Puede que violen a las mujeres,
torturen a los hombres,
o dejen huérfanos a nuestros hijos
pero mientras uno de nosotros siga en pie
nunca podrán confinar nuestras ideas,
ni maniatar nuestros pinceles,
ni aniquilar nuestros versos,
ni enmudecer nuestras canciones
porque aún no ha nacido el carcelero
que meta entre rejas la esperanza.

miércoles, 4 de julio de 2007

Gato panza arriba

Revisando textos en el ordenador he encontrado este poema que nació para ser canción pero que, de momento, es eso: un poema, sin más, que quiero compartir con vosotros.


He votado a un partido sin escaños,
he cerrado la puerta a la vecina,
no he reído las bromas a mi jefe,
les he prendido fuego a las cortinas.

He tirado los tiestos por la borda,
me he rapado al cero las cosquillas,
he cortado los cables de ese tiempo
que pierdo con gente de mentira.

Me he fumado un paquete que vendía
Fortuna al mejor postor, me he ventilado
las alas con tu aliento en el tejado
pero ha salido volando la alegría.

Y miro la ciudad desde aquí arriba
por si te veo pasar entre el tumulto.
Sólo me llega el ruido, soy un bulto,
una bola marrón de plastilina.

Nunca quise quererte, eso es lo cierto,
ya no hay nada que hacer, así es la vida.
Araño como un gato panza arriba
el peso insoportable del silencio.

No he comido en dos días, no he pintado
ni una mona, no he remendado ni un roto
ni tampoco un descosido. Por no tener,
ni un amigo con el que emborracharme un poco.

Respiro sin pulmones un aire espeso
que me anega la sangre de resina.
Yo que era una roca entre los tiernos
y ahora me aturde la melancolía.

Y miro la ciudad desde aquí arriba
por si te veo pasar entre el tumulto.
Sólo me llega el ruido, soy un bulto,
una bola marrón de plastilina.

lunes, 2 de julio de 2007

Una copa con...

Estamos de estreno en plena fiebre blogger.
Un grupo de amigos (David Grau, Toño Berzal, Ana Beguería, Marta Pérez, Myriam Apúntate, Justo Mullor, Ana San Román y una servidora) hemos decidido crear un espacio de entrevistas a gente del mundo de la música o de la literatura que no estén en primera línea de combate.

Creemos que es interesante observar los puntos de vista de los obreros de las artes. Los que meten horas, los que no salen en la foto.

Como estreno de lujo, una extensa entrevista que servidora tuvo la suerte de hacer al gran, enorme, fabuloso guitarrista insurgente Pancho Varona.

Si os apetece, podéis pasar por ahí cuando queráis.
Sed bienvenidos!

www.unacopacon.blogspot.com

domingo, 1 de julio de 2007

A buen entendedor...

Hoy tengo un corazón con agujetas
una voz con resaca, unas cenizas
rojas de Cierzo, acordes, tengo risas
y la voz de quien canta a los poetas.

He matado dos pájaros de un tiro,
vengo de romería, estoy más pancha
que larga, desafino y tengo el alma
con remiendos de amigos y de vino.

Si hubiera que volver a esta verbena
de lobeznos que aúllan a la luna
aullaremos mejor en luna llena.

Esto lo sé. Ya no hay ninguna duda
que no hay mejor remedio pa las penas
que volver a escuchar tu partitura.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...