sábado, 26 de enero de 2008

I'M LOVING ME - II

Me miré las uñas de la mano izquierda.
Estaban largas y bien cuidadas.
Las vi del derecho y del revés.
Observé las lúnulas blanquecinas
asomando bajo la piel
y se me antojaron bocas perfectas,
sonrientes y sensuales
que me miraban todas a un tiempo.
Comencé a acariciar mis dedos
como quien toca una miniatura de vidrio.
Froté las palmas una contra otra
con los dedos abiertos como suaves abanicos.
Bajé a las muñecas, a la zona azulada de venas
donde la piel se vuelve fina y clara,
a los antebrazos, a los codos, al cuello.
Acaricié del lóbulo de la oreja hasta el hombro,
solté mi pelo y metí los dedos en él.
Lo peiné rizando mechones entre el índice
y el corazón.
Lo aparté hacia un lado y toqué mi boca.
Raspé levemente mi labio inferior.
Estaba grueso y húmedo y pasé la lengua por mi dedo.
Con la otra mano sentí mis pechos
redondos y fuertes como frutas sabrosas.
Acaricié mi vientre dibujando espirales en mi ombligo.
Y bajé
y bajé
y bajé más
y más aún,
aún más abajo…
Y subí
y observé las uñas de mi mano derecha.

6 comentarios:

guevofrito dijo...

hablas de tus dedos con una precision, seguridad y cariño que parece un relato de harry el sucio(solo cuando se hace bien) limpiando y empuñando su smith&wesson momentos antes de cometer su fechoria. que poema mas tunante, gatuna mas que gatuna.

Anónimo dijo...

Muy Bueno San Román. Me ha encantado.

Besos
David Grau

VICTOR ALFARO dijo...

Así que llegaste hasta tus pies, eh? es broma! lo he cogido! y sobre todo, me ha gustado! qué elegancia para contar lo que cuentas. Por cierto, ¿qué será de Bebe?
Un beso, SanRomán!

Labegue dijo...

Qué valor!!

Ana
PD.- Un día te cuento lo de ijigg.com

acróbatas dijo...

Ay, echaba tanto de menos leeros, comentaros, sentiros cerca... ainsss... menos mal que ya estoy aquí.

Luis C. dijo...

Admiro tu poema, y no por la belleza con la que describes el autoerotismo, sino más bien por el arte para transmitir lo perceptivo. Es un ejercicio de pureza estética, del placer que aportan las sensaciones. Creo que el poeta tiene la difícil misión de jugar con los símbolos que son las palabras y convertirlos en sensaciones, en materia que rebota en nuestros oídos, pareciéndose así al músico, al pintor, etc, más que al escritor. Y creo tambié que tu lo consigues a la maravilla. Dicen por ahí que la celebración de lo carnal es propia de satánicos y luciferinos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...