lunes, 24 de marzo de 2008

Arrivederci Roma

Roma esta vez puede resumirse en esta foto.
En Alberti y sus versos bilingües; en capuccinos espumosos y calientes; en gatos y más gatos, siempre presentes y en paseos interminables.
Y en lluvia. Tan torrencial, tan intensa y tan implacable que iba dejando en los adoquines un mar de paraguas desvencijados.
Y en la vuelta en metro hasta Marconi, donde los acordeones que venían tocando Marina, Marina, Marina desde las ruinas del Antiguo Imperio se apeaban en la parada de Coliseo para que subieran las putas.

1 comentario:

acróbatas dijo...

Roma es una de las ciudades que más me han atrapado nunca. Tengo muchos recuerdos pero hay uno que jamás voy a poder borrar de mi memoria... y es sólo el ver a pasar gente mientras yo estaba sentada en un banco de la Piazza Navona toda llena de luces de Navidad... Y miraba las desafiantes esculturas de Bernini y me hablaban todo el rato... y fui confidente de los secretos más maravillosos de la ciudad, el ruido del caminar de gente...

Un besito grande... grande!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...