jueves, 17 de abril de 2008


Escucho antiguas canciones
que vuelven a ser nuevas.

Veo en los escaparates
prendas modernas
que ya llevaron mis padres.

Y se oyen
cada vez más cerca
ecos de revoluciones
que parecían dormidas.

Las aves parten
y sus hijos vuelven,
adultos,
al nido que dejaron.

Mujeres que madrugan
y regresan cansadas
ya de noche
ven brotar y desbrotar
la primavera
cuando muere el invierno.

Así, mi ilusión
se forja en el retorno.
En el ciclo del tiempo
de lo que ha de volver.

Ante mis ojos,
la recta realidad
de los que nunca han vuelto
para contarlo.

3 comentarios:

Marian dijo...

Pues si, siempre hay cosas que no vuelven y suelen ser las más importantes, las que más duelen...

Un besote gordo gordo

Justo dijo...

Desgraciadamente sí...

Besos

Labegue dijo...

Qué bonito Sonia!!!! Hoy debo estar especialmente sensible. Tengo ganas de más.

Besos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...