viernes, 15 de agosto de 2008


Acabo de venir del cine de ver la película Dejad de quererme (Deux jours a tuer, en la original).
Es una de esas historias que no te dejan indiferente y que te hacen seguir pensando muchísimo más allá de la butaca.
En ella se hace una profunda reflexión sobre el valor de la vida.
No contaré nada sobre la sinopsis porque la he visto copiada mil veces en distintas webs y no hace justicia al resultado final.
Simplemente os dejo aquí una frase a modo de reflexión que Antoine, el protagonista, pronuncia al principio de la película:

¿Por qué cuando alguien habla con un mínimo de sinceridad todo el mundo lo toma por loco?

No os la perdáis.

7 comentarios:

acróbatas dijo...

ayyy, con las ganas que tenía de que me recomendasen una película porque últimamente se me habían quitado las ganas de ir al cine...!!!!!!!


gracias mil! ya te contaré.

Besitos!

Labegue dijo...

Porque hay que estar loco para ser sincero con todo el mundo. Acabas pegándote una de hostias impresionantes.

¡Viva la locura!

Besos

Justo dijo...

Pues ya está, para el cine vamos!

Un besazo!

Justo

acróbatas dijo...

La he vistoooooooooo, la he vistoooooo.... uffff... me encantó!

Marian dijo...

ainsss... el cine, es de las cosas que más echo de menos cuando me vengo al pueblo en verano...

:) Pero la apunto para cuando vuelva la semana que viene a murcia!

besitos preciosa

Lilith dijo...

Una gran recomendación, sin que sepa absolutamente nada de la película porque no lo has contado, ya me impaciento por verla.¡Gracias!

Lilith dijo...

Una gran recomendación. Sin que hayas contado absolutamente nada de la película, me has contagiado unas tremendas ganas de verla. ¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...