miércoles, 25 de febrero de 2009

Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es La Tierra a nuestro pesar.

Bienaventurados los mansos , porque ellos medrarán con palmaditas en la espalda agachando sus orejas gregarias.
Bienaventurados los que lloran en público, porque ellos recibirán atenciones.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque es algo que no dejarán de tener nunca.

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos lavan su propia conciencia sin ayuda de jabón.

Bienaventurados los limpios de corazón, porque lo tendrán tan reluciente como los misericordosos.

Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque nunca les faltará trabajo.

Bienaventurados los perseguidos por la justicia, porque no durarán mucho en la cárcel.

2 comentarios:

vicent camps dijo...

Bienaventurado quien alienado como tantos, se levanta a las seis de la mañana, para ir al curro, y por una extraña conjunción de circunstancias, visita la casa cibernética de una amiga poeta, mientras desayuna, y !oh! sorpresa, su amiga le da los buenos días, con poesía. Gracias Sonia.

acróbatas dijo...

Siempre gracias, Sonia.

Ese "Nolde" con el que lo has encabezado le está "que ni pintado".

Un besoooooooooooooooomuá!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...