jueves, 14 de mayo de 2009



Continúo, restando días, pero continúo.

Los ojos acusan con rojeces los días interminables cargados de quehaceres.

Contemplo los quince intensos y aburridos años sucedidos en los escasos metros que me rodean.

Están enredados entre papeles, el cristal oscuro de la ventana, sus barrotes que subrayan en vertical postes de alta tensión y uralitas verdes, el techo bajo que amenaza sorpresas de cuatro o más patas y el terrazo viejo lleno de goterones de la naranja del almuerzo.

Tanto vivido y aún no me sabe a la despedida que está llegando y que ya ansío.

Muere una etapa y de sus cenizas nazco yo con todos mis colores.
Avanzo arrastrada por los Céfiros.

2 comentarios:

acróbatas dijo...

A veces es tan necesario como doloroso pasar página.
Déjate llevar por el aire tibio del mes de mayo...

Un beso,
Vanessa

Anónimo dijo...

Cada noche vamos esperando para meternos solos,simpre solos en la tranquilidad del sueño que nos atrapa, y al despertar, vemos que hemos pasado un día,una pagina de este libro que es la vida.Sus alegrias y tristezas y nuestras decisiones marcaran un estado mental en el que la duda guiará el camino, un futuro tal vez equivocado pero nuestro.

Un beso

David Grau

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...