miércoles, 28 de enero de 2009

La poesía según Ricardo Palma

¿Es arte del demonio o brujería
esto de escribir versos? – le decía,
no se si a Campomar o a Víctor Hugo
un mozo de chirumen muy sin jugo.

Enséñame maestro, a hacer siquiera
una oda chapucera.

Es preciso no estar en sus cabales,
para que un hombre aspire a ser poeta,
pero en fin, es sencilla la receta.

Forme usted líneas de medidas iguales
luego en fila las junta
poniendo consonantes en la punta.

-¿Y en el medio?- ¿en el medio?
¡Ese es el cuento!
Hay que poner talento.

miércoles, 21 de enero de 2009

Esta noche tengo...


...el pelo suelto, el cuerpo pequeño, la vista cansada, la cartera vacía, la bata puesta, buenas noticias, la risa floja, la espalda rota, el vientre vegetal, el pasado pasado, la boca grande, el futuro invisible, la casa limpia, el coche sucio, el gato trepando, la tele encendida, el presente perfecto, compañía inmejorable y un libro estupendo esperando en la mesilla.

(Hasta mañana).


sábado, 17 de enero de 2009

La cultura del terror

La extorsión,
el insulto,
la amenaza,
el coscorrón,
la bofetada,
la paliza,
el azote,
el cuarto oscuro,
la ducha helada,
el ayuno obligatorio,
la comida obligatoria,
la prohibición de salir,
la prohibición de hacer lo que se siente
y la humillación pública
son algunos de los métodos de penitencia y tortura
tradicionales en la vida familiar.
Para castigo de la desobediencia y escarmiento de
la libertad, la tradición familiar perpetúa una cultura
del terror que humilla a la mujer, enseña a los hijos a mentir
y contagia la peste del miedo.
-Los derechos humanos tendría que comenzar por casa-
me comenta en Chile, Andrés Dominguez.

(Texto de Eduardo Galeano. La cultura del terror/2. El libro de los abrazos. Ed. Siglo XXI)
(Dibujo de Quino. Potentes, prepotentes e impotentes. Editorial Lumen)

jueves, 1 de enero de 2009

Londres

Sólo por los colores merece la pena vivir eternamente.
Elias Canetti

Un avión,
algunas nubes grises.

El suelo verde cubierto por asfalto.

Luces de neón en Picadilly.

Tráfico a contracorriente.

Autobuses rojos,
cabinas rojas,
narices rojas,
uniformes rojos de la Guardia Real.
Algún rojo nostálgico
cruzando a zancadas
el paso de cebra de Abbey Road.

Negras marcas de colillas
en mi asiento del tren.
Taxis negros,
músicos negros
tocando en el metro.
Cuero negro
y pinchos de plata
para el cuello.

Fotos en blanco y negro
en el mercado de Covent Garden.
El álbum blanco de los Beatles
en las manos pálidas
de un coleccionista
en Camden Town.
Rostros claros
perforados con titanio
y una bandada de palomas
levantando un vuelo circular
y escandaloso
entre migas de pan blanco
en Trafalgar Square.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...