viernes, 16 de julio de 2010

Añil. Un poema de Manuel Moya



a Abelardo Rodríguez

Demos a esta isla un corazón
y ojos y manos y estatura,
démosle un camino
que conduzca a un pozo,
un sol tapado por inesperadas nubes.

Demos a la isla nuestras sombras
y en ellas nos vertamos
como esas flores que nacen en peladas piedras.
En ellas dejemos nuestros nombres
y zarpemos luego,
que nos aguarda el mundo.

De su poemario Jerruje. Rafael Inglada Ediciones
Pintura Niña mirando al mar. Sorolla

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...