lunes, 16 de agosto de 2010

El colgado


«Una vez encontré a un hombre que había pasado diez años en un gulag porque intentó colocar un pesado busto de Lenin en una sala del segundo piso de un edificio. Las puertas eran muy estrechas y, así, el desafortunado decidió levantar el busto desde un balcón. Ante todo debía amarrarlo con una cuerda y así lo hizo: puso una cuerda en el cuello de la estatua, en el cuello del autor del marxismo y del empiriocriticismo. No tuvo el tiempo ni de desatarlo antes del arresto».

Cita de Ryszard Kapuscinski extraída del artículo "La televisión" de Álvaro Ruiz Abreu.

2 comentarios:

Petrus. dijo...

Oh Sonia, ¡este texto me suena! Me gusta esta entrada, me gusta, me gusta :)

Sonia dijo...

¡Jajaja!
Diana, nuestras clases son una mina de oro.
Un besito
;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...