jueves, 5 de agosto de 2010

Ingratitud



Doy.
No espero ni acuse de recibo porque me gusta dar.
Me lleno cuanto más me vacío.
Pero algunas veces despierto y encuentro una cabeza de caballo ensangrentada entre las sábanas y me transformo.
Echo la llave y cierro la puerta de par en par.
Cuidado, en Sicilia las mujeres somos más peligrosas que las pistolas.
Pintura: Mujer con pistola de Julio Romero de Torres

3 comentarios:

yolandasaenzdetejada dijo...

me gusta esta mujer que hay en tí.

trovador errante dijo...

En Sicilia, y en Pernambuco...;-)

Te doy un abrazo!
Kike

Sonia dijo...

Y yo os abrazo a vosotros (con la pistola descargada)
;)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...