domingo, 29 de agosto de 2010

Retornos


En la calle San Martín pienso que las ciudades que viven en nosotros no son las mismas por las que paseamos los domingos por la tarde, ni hace diez o doce años.
Ni las gentes que son son realmente las mismas que fueron.
Viven ahí, en esa matriz de los recuerdos donde todo es inmutable y el tiempo no pasa.
Fuera todo es vergüenza y vías cortadas. Poco se corresponde con lo que hubo.
Tampoco mis suelas son las mismas que un día pisaron estas piedras.
Y pensar que un día tuve la llave de esa puerta...
Pintura: Los arqueólogos de Giorgio de Chirico

4 comentarios:

Julián Borao dijo...

Este texto me ha encantado y me ha traído a la memoria un poema que escribí hace algún tiempo. Te lo copio:

LUGARES

Hay lugares que un día te das cuenta
que han dejado de existir, de pronto
eres consciente de que su referente
es la rutina que ya ni los advierte
en una calle, un barrio, en cualquier sitio
en que en algún momento se ubicara
la ciencia de los días.
Hay lugares que son sólo la sombra
de lo que otrora fueron,
que sólo permanecen
donde acaso estuvieron una vez,
no donde están.

Nos sentimos extraños
porque allí hoy nadie somos
ni a nadie conocemos,
nuestros pasos son eco
que transita en lo ajeno
de la nueva rutina
de otras gentes que un día
llegarán a sentir,
allí mismo también, su soledad,
su amargo desconcierto.

Es inútil volver a esos lugares,
pretender entender dónde se oculta
la esencia de su antigua realidad.
Ellos tampoco entienden quiénes somos,
no nos miran siquiera
y si pudieran
tal vez nos confesaran
que no nos reconocen
ni recuerdan tampoco qué buscamos.

¿De qué nos extrañamos?
Nada saben, es cierto,
o simulan olvido,
que al final es perderse
donde ya nada es nuestro,
pues solamente están en esa impertinencia
que alienta la memoria,
la lámina voluble del recuerdo,
impreciso testigo de días y lugares
que sabe que han dejado de existir.

¿A que tienen relación?
Un fuerte abrazo, Sonia.

Julián Borao.

antonio alfaro sánchez dijo...

me has matado con el ultimo verso, muy buenos estos fragmentos de prosa poetica, me encantan.

acróbatas dijo...

Volver a veces es tan sinónimo de revolver... ¿verdad? Al menos tus palabras y esa reflexión sobre la tierra pisada me ha revuelto a mí los recuerdos de otras "llaves" en el bolso.

Por fín empiezo a tener tiempo para disfrutar de los blogs preferidos.

Mil besos,
Vanessa

Sonia dijo...

Gracias Julián, Antonio y Vanessa.
Me encanta veros por aquí.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...