jueves, 21 de octubre de 2010

Un poema de Ana Pérez Cañamares

Este poema me ha dado hoy los buenos días y ha sido un regalo del poeta y rapsoda Vicent Camps.
(¡Gracias!).


Entonces ¿Tú también me ves así?
¿Tú también me ves fuerte?

Porque le echo cayena a la comida,
porque bebo como un hombre
( un hombre que bebe mucho)
porque me he horadado el cuerpo
---y el cerebro---
porque he parido a cuatro patas
como una hembra en su guarida
porqué okupé en Londres
porque he hablado en público
y he lavado y vestido a mi madre muerta
porque me he rapado el pelo
y lo he teñido de amarillo
porque he dormido sola en el monte
y he puesto a conversar
mi oscuridad con la oscuridad de fuera.

Así que tú también me ves fuerte.

Serás de los que te sorprendas
el día que me desplome;
insistirás en que nunca me viste
dar una señal de debilidad
o de abatimiento.

Te equivocarás como todos
y no podré culparte:
toda la vida llevo apoyándome
en esta fama de fuerte.
Sólo yo sé que la fama camina
sobre muletas podridas.

Poema: Ana Pérez Cañamares, La alambrada de mi boca (Baile del sol, 2007)
Fotografía: máscara de la artista plástica Mª Eugenia Scioli

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...