domingo, 29 de agosto de 2010

Retornos


En la calle San Martín pienso que las ciudades que viven en nosotros no son las mismas por las que paseamos los domingos por la tarde, ni hace diez o doce años.
Ni las gentes que son son realmente las mismas que fueron.
Viven ahí, en esa matriz de los recuerdos donde todo es inmutable y el tiempo no pasa.
Fuera todo es vergüenza y vías cortadas. Poco se corresponde con lo que hubo.
Tampoco mis suelas son las mismas que un día pisaron estas piedras.
Y pensar que un día tuve la llave de esa puerta...
Pintura: Los arqueólogos de Giorgio de Chirico

viernes, 27 de agosto de 2010

miércoles, 25 de agosto de 2010

Uvas


Gracias a Isabel últimamente observo con detenimiento mis sueños.
En el de esta noche Elena comía un enorme racimo de moscatel y yo me alegraba muchísimo.
Hacía calor y reíamos en la azotea de una chabola blanca como en los viejos tiempos.

Gracias a que, como los camaleones, con un ojo observo la realidad seria y con el otro la realidad que me importa, entre otras cosas he podido ver esta mañana cómo me daban los buenos días un camión en cuya cabina se leía mi nombre con letras gigantescas, el del almacén de fruta de Carmen y otro destartalado y azul buzo en cuyo lateral podía leerse la palabra Moisex.

Así he tapado el recuerdo de que ayer, en la tienda de fotocopias, vi en la tele a un señor apaleando a un perro con tanta saña que todavía sigue aullando en mi cabeza.

No se borra ni dejándolo aquí escrito. Me entristezco y me encojo como un jersey de lana en agua hirviendo.

Ahora tengo ganas de ver qué me deparan los días que me invento cuando duermo.
Tal vez esta noche sea yo quien me coma las uvas.
Pintura: Dos niños comiendo melón y uvas de Bartolomé Esteban Murillo

domingo, 22 de agosto de 2010

Ajedrez


Necesitamos ubicarnos en el tablero y nos devanamos los sesos ideando jugadas maestras.
La mayor parte del tiempo el movimiento es tan simple como levantar la vista para ver con(tra) quién estamos jugando.

Grabado: Lenin y Hitler jugando al ajedrez en Viena de Emma Lowermann

sábado, 21 de agosto de 2010

Sueño(s)


Con lo que me gusta soñar
y lo poco que duermo...

(Hasta mañana).

Pintura: Andrè Masson Meditación sobre una hoja de roble

martes, 17 de agosto de 2010

Sueños

Para que el hábito no nos uniforme y nos haga masa,
para que no nos engulla lo monótono
sigamos soñando.

Pintura: Último sueño de Gregorio Samsa de Claudio Goldini

lunes, 16 de agosto de 2010

El colgado


«Una vez encontré a un hombre que había pasado diez años en un gulag porque intentó colocar un pesado busto de Lenin en una sala del segundo piso de un edificio. Las puertas eran muy estrechas y, así, el desafortunado decidió levantar el busto desde un balcón. Ante todo debía amarrarlo con una cuerda y así lo hizo: puso una cuerda en el cuello de la estatua, en el cuello del autor del marxismo y del empiriocriticismo. No tuvo el tiempo ni de desatarlo antes del arresto».

Cita de Ryszard Kapuscinski extraída del artículo "La televisión" de Álvaro Ruiz Abreu.

sábado, 14 de agosto de 2010



Porque hay días en los que lo insólito vence a lo cotidiano y uno no tiene otra opción que la de quedarse inmóvil observando cómo transcurren los acontecimientos a una velocidad uniformemente acelerada.

Y es sólo entonces cuando recordamos que lo que los ha desatado permanece oculto a nuestra comprensión por más café que tomemos para no dormir, por más brillo que les saquemos a los cristales de las gafas.

Creemos ser los cocheros de un carro que avanza a toda prisa bajo nuestro control y estos días nos enseñan que no somos más que el auriga de Delfos:

capiteles impasibles y atónitos con unas riendas inútiles entre las manos.

viernes, 13 de agosto de 2010

En pausa



Demasiado joven para avanzar.
Demasiado mayor para no haberlo hecho hace ya tiempo.
Al menos la noche me concede la ilusión del tiempo detenido.
Pintura: Mujer con mango de Gauguin

martes, 10 de agosto de 2010

Polinización

El mundo es pequeño y las noticias nos fecundan como patas de abejas cargadas de esporas.

Una mota de polen puede volar de México a Tokio y posarse levemente, sin llegar a tocar el suelo, dejándose elevar por el aire, girando y sobrevolando todos los mapas, hasta llegar a España y conseguir que germine un día cualquiera en una vida cualquiera de una persona cualquiera.

Y por increíble que parezca hoy he recogido esa flor.
Pintura: Utamaro

jueves, 5 de agosto de 2010

Ingratitud



Doy.
No espero ni acuse de recibo porque me gusta dar.
Me lleno cuanto más me vacío.
Pero algunas veces despierto y encuentro una cabeza de caballo ensangrentada entre las sábanas y me transformo.
Echo la llave y cierro la puerta de par en par.
Cuidado, en Sicilia las mujeres somos más peligrosas que las pistolas.
Pintura: Mujer con pistola de Julio Romero de Torres
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...