jueves, 30 de diciembre de 2010

Este año que pasa...


...me retiré a pensar y pensé.
Cerré la puerta de esta casa, puse los poemas a remojo y los dejé secar al aire.
Los gurmets aún dicen que les faltan un par de tardes de sol entre cristales.
Demasiada humedad, supongo, aunque ya hay días en que me sorprendo dándoles la espalda un poco.
Y no lo veo necesariamente malo, soy yo que ando sin mover los pies.
La vida es una gigantesca cinta transportadora.
Y cumplí uno de esos sueños que siempre creí inalcanzables sin darme apenas importancia.
Quizá por eso se me concedió, porque me di permiso para aterrizar en él con la naturalidad suficiente para no sentirme demasiado fuera de lugar.
Demasiado, digo, porque algo siempre queda.
Esa sensación de desencajar de forma constante. De ser un siete de copas de hogar del jubilado, cortesía de Pacharán Zoco, arrugado y sin esquinas, en mitad de una baraja de poker sin estrenar del casino de Estoril.
Supongo que esa es la marca de la casa, mi eterno sello de indentidad.
¿Y por qué esquivarlo?
Asumiéndolo avancé, soñé, desperté y el dinosaurio seguía allí.
Y yo aquí, en la víspera de la víspera de este año que viene, con ganas de seguir cumpliendo sueños sin dejar este camino de baldosas amarillas, rojas, blancas y verdes que me sigue dando abrigo cada invierno.

Feliz año nuevo, queridos.
Me siento afortunada por teneros cerca.

Cartel: Vino de Rioja Fino Rubí de Ramón Casas

martes, 28 de diciembre de 2010

Boca



Te llamo,
la perfilo,
la pinto,
la mordisqueo,
la hiero,
la aprieto,
la limpio,
la arrugo,
la estiro,
la ladeo,
la tapo,
la enseño,
sorbo,
suspiro,
sonrío,
la humedezco,
silbo,
la cierro,
callo,
la dejo besar,
beso.

Pintura: Monna Lisa de Rafal Olbinski

viernes, 24 de diciembre de 2010

Feliz Yule

Feliz Yule, compañeros.
Es un placer que la rueda de la vida siga dándonos la oportunidad de volver a ver el nacimiento del sol juntos otra vez.
Que así sea y por mucho tiempo.

martes, 21 de diciembre de 2010

Escapismo


Lo bueno del existir diario con los grilletes puestos es la liviana ilusión al caminar.
¿Las llaves?
En el fondo del mar.
(Matarilerilerón, chispón).

lunes, 20 de diciembre de 2010

Persépolis de Marjane Satrapi


Lo mejor que uno puede escuchar cuando termina de ver en un cine confortable y caliente una película como Persépolis no es que lo que uno acaba de ver sea bonito o feo, no es si nos ha resultado largo o corto, no es si nos ha gustado o no.
Lo mejor es ver a un hombre de mediana edad, bien vestido y con ínfulas de ciudadano leído y escribido revolverse en su asiento molesto porque esperaba ver una cinta más amable bajo la apariencia naif de los dibujos de Marjane Satrapi.
La realidad es incómoda, caballero, y para mí es un placer que a gente como usted le pertube su agitado día.
Probablemente sea lo único que se le agite hoy.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Inauguración de El espejo de Venus en Logroño con poemas de Gioconda Belli y Yolanda Sáenz de Tejada

Hoy he tenido el privilegio de participar en la inauguración de la escultura "El espejo de Venus" en mi ciudad.
Está ubicada en la intersección de las calles Chile y Duques de Nájera de Logroño y homenajea a las mujeres.
He seleccionado para la ocasión estos dos poemas:


Y Dios me hizo mujer de Gioconda Belli

Y Dios me hizo mujer,
de pelo largo,
ojos,
nariz y boca de mujer.
Con curvas
y pliegues
y suaves hondonadas
y me cavó por dentro,
me hizo un taller de seres humanos.
Tejió delicadamente mis nervios
y balanceó con cuidado
el número de mis hormonas.
Compuso mi sangre
y me inyectó con ella
para que irrigara
todo mi cuerpo;
nacieron así las ideas,
los sueños,
el instinto.
Todo lo que creó suavemente
a martillazos de soplidos
y taladrazos de amor,
las mil y una cosas que me hacen mujer todos los días
por las que me levanto orgullosa
todas las mañanas
y bendigo mi sexo.


Yo me crié entre chicos de Yolanda Sáenz de Tejada

Yo me crié entre
chicos.
Hombresniños
de vello naciente
en la voz.
Y jugué a indios y
vaqueros
(en lugar de ligarme
al novio de la
Nancy).
Aprendí a conducir
con mi primera
menstruación.
-Aquel R6 atravesaba
(sin freno)
el mar de olivos
en las ardientes tardes
de verano-.
Mi piel huele aún
a aceituna
caliente
y al beso de aquel
chico moreno
que se me escurrió
(años más tarde)
de la vida.
Yo me crié entre
chicos y
robé con ellos
en las casas
abandonadas de mi pueblo;
escondí postales
de mujeres desnudas
que se tocaban
los pechos
y caminé sin miedo
por los tejados de
mi barrio.
Con mi gran parte
masculina,
adoro a las mujeres
que son así.
Y con la inmensa
femenina,
adoro a los
hombres
que aman a esas
mujeres.

Pintura: El espejo de Venus de Edward Burne-Jones

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Espera

Con los huesos heridos de invierno
y de palabras huecas
te espero entre el hielo
para que tus manos amasen un África ocre
en el azul boreal de mi garganta.

Pintura: Esperando del Dr. Hugo Heyrman

martes, 14 de diciembre de 2010

Money money

Entre el dinero y la fe, la fe en el dinero con misa diaria e insomnio obligatorios.
¿Cómo pudimos caer en la trampa?


Pintura: El cambista y su mujer de Quentin Massis

sábado, 11 de diciembre de 2010

Reacción


A A.

Lo que no ha sido capaz de destruirnos en todo este tiempo nos ha hecho más nosotras que nunca.
Y seguimos en silencio.
A nadie le importa cuánta gasolina nos queda en el depósito antes de que estalle.
Porque lo hará.
Sólo tú y yo sabremos quién puso siempre las cerillas.

Pintura: Autorretrato de Tamara de Lempicka

jueves, 9 de diciembre de 2010

Acción


A A.
Demasiados años siendo espectadoras de la misma tragicomedia en la que terminamos decapitadas por los actores.
Ese guión ardió anoche a 451 grados Fahrenheit.
Hoy nos toca actuar y venimos preparadas.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Voyeurs


Escasos pero pululantes veo brillar los ojos de quien vigila y celebra que no se cumplen los planes que trazo para mí.
No hay problema.
Puede seguir cotejando mis milímetros con sus medidores de precisión matemática en lugar de crear dimensiones propias.
Puede celebrar mis fracasos si eso le hace la vida más agradable.
Lo veo mirar y excitarse con mis pérdidas.
Fingiré dolor si eso le place.
El problema es que, últimamente, también suelo ser asquerosamente feliz improvisando.


Pintura: Envy de Edvard Munch

lunes, 6 de diciembre de 2010

Descontrol


El viernes a las doce de la noche, yendo hacia el Aeropuerto de Barajas pensaba que los que movían los hilos del país en ese momento eran los controladores aéreos.

A la una de la madrugada, esquivando el hielo en la A1, el vicepresidente primero de nuestro flamante gobierno anuncia Consejo de Ministros para las nueve de la mañana del día siguiente.

Au revoir, a demain, ahí os quedáis españolitos nuestros, que los Lunnis y nosotros nos vamos a la cama.

En el aeropuerto, una estampa propia de refugiados de guerra y unos seres humanos de primera división que no necesitaban al ejército para organizarse.
Por suerte, los militares se limitaron a entrar cajas con mantas amarillas y botellines de agua y a pasearse por los pasillos.

Y desinformación. En el aeropuerto nadie sabe nada. "Informaciones confusas", dicen.
Intentamos descansar en un cuarto a oscuras junto con otras familias. Los niños están agotados, no pueden ni jugar.

Una chica rubia, probablemente extranjera, llora en silencio en un rincón.

Hacemos cola porque, según el panel, nuestro vuelo aún sigue operativo a la hora prevista.

Sin noticias del Consejo de Ministros.
Estado de alarma. El primero de nuestra joven democracia.

Colas interminables para presentar quejas que se mezclan con gente tirada por el suelo y con otras filas de personas que aún conservan la esperanza de volar.

Pilas altísimas de hojas de reclamaciones en los mostradores de información.

Aferrándome a un papel que me asegura la devolución de mi dinero salgo a la calle.
Los taxis se mezclan con furgonetas, autobuses y camiones del ejército.

Cierto orden a pesar del caos.

Y ya os digo que el viernes a las doce de la noche, yendo hacia el Aeropuerto de Barajas pensaba que los que movían los hilos del país en ese momento eran los controladores aéreos. Pero una vez en mi casa, dispuesta a entender el problema antes de ponerme a hablar leí esto:

http://bloguionistas.wordpress.com/2010/12/04/no-controles/

Después pensé que en el fondo lo sospechaba y que ya no creo que este país tenga lo que se merece:

es un país de primera con un gobierno y una oposición de tercera regional que no dejan de tomar a sus ciudadanos por tontos.

Y yo estoy tan tan cansada...

Pintura: So so tired de
Justin West

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Viena (-3)

No he crecido ni un milímetro desde los catorce pero mi mirada a los treinta y cuatro puede convertirte en piedra.
Pregúntales a los adolescentes que se reían esta tarde de la chica gorda en el autobús.
Soy la Medusa de la linea 3.
Pintura: Self portrait with chinese lanterns de Egon Schiele
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...