lunes, 16 de mayo de 2016

De la necesidad de la literatura


Últimamente he pensado mucho acerca de la necesidad de la literatura en mi vida en particular y en la vida en general.
Las reflexiones más lúcidas ocurren siempre cuando voy conduciendo. Quizá algún día se cree un programa para descargar directamente los pensamientos a un documento Word pero, mientras eso no ocurra, tendré que esforzarme por traer las palabras a la mesa con mayor o menor fortuna.
Pues eso, les decía que iba conduciendo mientras pasaba junto a la ruina magnífica de un monasterio desamortizado por Mendizábal, cuando recordé la leyenda que originó su construcción: un burro con los restos del santo patrón se negó a dar un paso más y los frailes se vieron obligados a construir el edificio.
Y así con todo: gallos y gallinas que anuncian la vuelta a la vida de peregrinos ahorcados injustamente, acueductos construidos por demonios y no por romanos o cadáveres de apóstoles que viajan en barca desde Palestina hasta Finisterre.
Literatura para dar sentido al sinsentido.
Cayó en mis manos hace poco un artículo que Juan José Millás escribió en 2007 a raíz de la huelga de guionistas en EEUU donde reflexionaba -mejor que yo, evidentemente- si el ser humano sería capaz de vivir sin ficciones. Escribía: 'estamos hechos de pan y de novelas' y pedía respeto para los creadores de historias.

Sin embargo, también leí hace unos días un fragmento sobre 'El informe de Brodeck' de Philippe Claudel donde el protagonista hablaba de poesía y del hombre que se la descubrió: un tal profesor Nösel que había muerto en un campo de concentración: 'la poesía no lo había ayudado a sobrevivir', decía. 'Puede que incluso precipitara su muerte. Los miles de versos en latín, griego y otras lenguas que guardaba en su memoria como el mayor de los tesoros de nada le habían servido'.
Sigo leyendo y encuentro el titular que nos regaló en enero John Banville: 'Dejad la literatura. Haréis daño a vuestras familias, los avergonzaréis' y dan ganas de hacerle caso.
No estoy (aún) en esa tesitura, sino un poco más cerca de Jean Cocteau -salvando las distancias, yo un poco más de pueblo, dónde va a parar- cuando dijo 'yo sé que la poesía es imprescindible pero no sé para qué'.
Y ahí, desde algún punto entre la necesidad y el hartazgo, sigo.

Enlaces mencionados:
http://elpais.com/diario/2007/11/09/ultima/1194562802_850215.html
http://www.elmundo.es/cultura/2016/01/03/568917ceca4741c62c8b4632.html

Imagen extraída de aquí
:
http://files.ctctcdn.com/2c1cfc45001/0de90377-8315-43a2-8477-a2e58af7494e.jpg
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...